Fusiones y adquisiciones

Las adquisiciones/fusiones son una gran oportunidad para recuperar de forma rápida el tamaño perdido en los tiempos de crisis. A diferencia de otro tipo de palancas que consiguen mejoras incrementales, con una adquisición se puede crecer un 30%, un 50% o un 80% en la cifra de negocio en sólo unas semanas. De hecho, en algunos casos con un descenso de ventas muy importante los últimos años y donde los mercados no van a crecer a más de un dígito los próximos, las adquisiciones son el único camino para recuperar rápidamente el tamaño perdido. Esta medida tiene correlación con el éxito de las estrategias de crecimiento por lo que es muy interesante valorar las adquisiciones y fusiones como una importante alternativa para el crecimiento.

Sin embargo las fusiones y adquisiciones no están exentas de riesgos. Cuando se analizan los factores por los cuales las adquisiciones/fusiones no han creado valor encontramos los siguientes:

-Falta de encaje estratégico
-Sobrevaloración de las sinergias operativas
-Precio excesivo
-Sobrevaloración de las oportunidades de crecimiento conjunto
-Recursos humanos insuficientes para la integración
-Tensiones financieras
-Integración mal planificada y/o ejecutada

Pero además de los problemas que aparecen en las adquisiciones/fusiones, encontramos que muchas empresas no se las plantean como una alternativa estratégica para el crecimiento. Principalmente debido a que la mayoría de los directivos están más ocupados y preocupados por hacer viables sus propias organizaciones que estudiar un proceso de este tipo. A esto se le une que hay poca experiencia sobre cómo llevar este tipo de operaciones en momentos turbulentos. Ambos conceptos hace que una parte muy importante de las empresas estudiadas no se planteen esta alternativa para el crecimiento.

En cuanto a las motivaciones estratégicas, pueden ser interesantes tanto para reforzar la posición del Core Business como para entrar en nuevos negocios o productos. Aunque ambas alternativas son interesantes, en tiempos de crisis se deberá ser especialmente cauto con la segunda opción ya que tiene un riesgo más importante inherente al nuevo producto/mercado.

Sobre las tipologías de las operaciones en tiempos de crisis, en función de la situación de las compañías, encontraríamos cuatro situaciones dependiendo de la posición del comprador y el vendedor:

Describiendo las distintas posiciones de la matriz, la más interesante para empresas que cuenten con buenos resultados es el caso de “Adquisición oportunista”, es decir, una empresa con buenos resultados que aprovecha la oportunidad de comprar a otra en una situación delicada. De esta manera puede capturar interesantes sinergias comerciales y/o operativas.

Aunque la “Adquisición oportunista” es la alternativa con más sentido, habitualmente también nos encontramos la opción de “Fusión desesperada”, es decir, dos empresas en problemas que se fusionan buscando una “huida hacia delante”. Este tipo de operaciones no son fáciles de llevar a cabo, porque habitualmente la propia complejidad del proceso de integración puede provocar que la operación pierda sentido. Este tipo de operación se debe estudiar con cuidado porque los riesgos son mayores que las oportunidades y es muy fácil que este tipo de operaciones se encuentren entre las que no crean valor.

Extraído del artículo “Buscando el camino de la competitividad: Las 3Gs”: http://www.improven.com/Buscando-el-camino-de-la-competitividad-Las-3Gs.html

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s